Todo era igual pero extraordinario…

Amaneció un día atípico de Noviembre, el sol lucía y la temperatura era más que agradable, el Santuario de la Patrona de Pozoblanco y Villanueva de Córdoba lucía como si fuera un día de romería pero había algo distinto… la Virgen espectacular, en andas y lista para salir a la calle, igual que un día de romería pero había algo distinto…

img-20161113-wa0067

Todo era igual pero distinto, lo que se celebró el pasado domingo y como se celebró era igual, pero extraordinario. La Virgen de Luna fue designada por nuestro obispo de Córdoba al comienzo del Año Jubilar de la Misericordia, que ha celebrado toda la Iglesia Universal a petición del Papa Francisco, imagen jubilar de la misericordia. Esto significa que en todos los templos donde ha estado la Imagen de la Santísima Virgen se podía ganar el jubileo de la Misericordia y sus indulgencias.

Para clausurar este Año Jubilar y como colofón a todos los actos, peregrinaciones y cultos que se han llevado a cabo en honor de Nuestra Patrona, todo el Arciprestazgo de Pozoblanco-Villanueva estaba convocado a los pies de la Santísima Virgen de Luna en su casa de la Jara. Aquí reside lo extraordinario de esta celebración, todos los devotos convocados el mismo día, en el mismo sitio, y a la misma hora para venerar a María como Madre y Reina de Misericordia.

La Virgen y su divino Hijo vestidos de manera impecable, con manto azul bordado en oro, toca de sobremanto y coronas plateadas, ajuar éste de Villanueva de Córdoba, y con saya blanca bordada, rostrillo blanco y dorado y trajecito del Niño azul, vestimentas estas de la camarería de Pozoblanco, enjoyada con los escudos de los dos pueblos y las llaves de los sagrarios de Santa Catalina y San Miguel en su pecho. Sobre las andas de camino de Villanueva de Córdoba y exornada con rosas blancas. Ella estaba igual de guapa pero esta vez como resultado del buen trabajo de las dos camarerías.

Algo después de las 12 del mediodía, la Virgen salía de su Santuario y cruzaba un abarrotado patio del Santuario, se colocaba en una lateral del altar y comenzaba la Eucaristía, igual que un día de romería pero también había algo distinto, la presidía el Vicario de la Sierra en representación del Obispo y la concelebraban siete sacerdotes más, entre ellos los párrocos de Santa Catalina de Pozoblanco y de San Miguel de Villanueva de Córdoba. También otros sacerdotes nacidos o destinados en parroquias de estos dos pueblos. Una celebración solemne cantada por la Coral de San Miguel y con una homilía en la que D. Jesús Perea nos animó a vivir unidos, a experimentar la misericordia de Dios y a ser misericordia, a trabajar por el Señor y a buscar como laicos el lugar que merecemos en la Iglesia y en el Mundo. Igual pero distinto.

img_20161113_132910

Terminada la eucaristía, procesión como es costumbre alrededor del Santuario. La imagen salió por la puerta de Villanueva de Córdoba y entró, después de dar la vuelta completa, por la puerta de Pozoblanco, debajo de las andas  Pozoblanco y Villanueva, detrás de la Virgen los sacerdotes y devotos de todo el arciprestazgo entonando canciones marianas. A la puerta del Santuario y con la imagen de la Virgen mirando al público se entonaron los himnos a la Santísima Virgen, primero, “Salve Luna Bella”; después, “A tus plantas hoy venimos”, con un emocionado “Viva la Virgen de Luna, Viva Nuestra Patrona, Viva la Madre de Dios y Viva su Niño” y un sonoro aplauso la Virgen regresó a su santuario pasadas las 13:30 horas. Todo era igual pero dis a la vez distinto.

Un día que seguro quedará en el recuerdo de todos los que lo vivimos en primera persona, un día de noviembre que se podía parecer a un Domingo de Sesagéxima o un Lunes de Pentecostés, pero no; era igual pero EXTRAORDINARIO. Hoy no había tiros, no había uniformes, ni banderas, ni tambores, ni alabardas, ni cofrades, hoy todos sus devotos estaban juntos, cantaban juntos, rezaban juntos, caminaban juntos detrás de Ella, la miraban juntos…

img_20161113_121722

No es la primera vez que la Virgen de Luna preside celebraciones de este tipo. Quizás la más recordada sea la entrega de las llaves de los sagrarios antes mencionadas que se llevó a cabo en 1875, pero yo hoy me acordaba de la primera vez que yo hacía el camino al santuario de la Virgen de Luna, no fue un día de romería sino también una celebración conjunta de los dos pueblos, no recuerdo muy bien el motivo, ni el año, pero si sé que la presidió el entonces obispo de Córdoba D. Francisco Javier y que iba al lado de mi abuela haciendo mi primer camino andando, un día que como hoy estoy seguro no se me olvidará, porque si siempre es bonito celebrar que María es Madre de Dios y madre mía, aún es más bonito celebrarlo con todos sus hijos sean del pueblo que sean. Como digo no es la primera vez y seguro no será la última pero no puedo negar que me emociona ser parte de estas celebraciones, porque si para algo está una madre es para unir a sus hijos y hoy ella lo ha vuelto a hacer posible.

Gracias Madre de Luna por este 13 de Noviembre de 2016 y gracias por ser nuestra guía en este Año Santo de la Misericordia. Sigue velando por tus hijos de Pozoblanco, de Villanueva y por todos tus devotos sean de donde sean, sigue animándonos a trabajar juntos y mantennos a todos bajo el mismo manto, bajo tu maternal protección.

Santísima Virgen de Luna, Madre y Reina de Misericordia, ruega por nosotros.

Víctor Vázquez Fernández

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s