Seguir o no seguir

En este momento de mi vida me pregunto: ” ¿Sigo con el costal? ¿Dejo este mundillo?”. Esas preguntas me van y me vienen a a mente y, con ellas toda la gente que me rodea. Muchos me preguntan: ”¿Volverás a salir este año?” y siempre le contesto: ”No sé”. Pero siempre me contestan algo como: ”¡Déjalo ya!”. ”Te me vas a hacer daño”, ”La salud es lo primero”, ”Pero si llevas muchos años ya”, etc. En ese momento es cuando me doy cuenta de que yo ”estoy hecha para el mundo del costal”.

wwjueves-santo-salesiano-9

Que no, que no lo quiero dejar. que debo confesar que mue duele mucho escuchar ”dejalo ya”, porque yo quiero seguir en este mundo maravilloso, donde se viven tantísimas sensaciones que sólo pueden quienes comparten mi pasión. Reitero que me encanta este mundillo, que creo que estoy hecha para esto, esta bendita locura que puedo compartir con cuarenta hermanas costaleras más la dirección del «apañadísimo» equipo de capataces que comandan nuestro paso. Esa bendita locura que hace que seamos los benditos pies del Santísimo Cristo del Perdón; por Él al fin y al cabo, empezamos tantas personas a adentrarnos en esta experiencia emocional, devocional y  «semanasantera».

De cualquier forma, cuando me dicen que me voy a hacer daño, he de recordarles que yo soy la primera persona que no quiere lastimarse, que ya no se trabaja como en los primeros años de nuestra cuadrilla, y que tampoco las  «ropas» son muy distintas a las originales en los primeros costaleros pozoalbenses. También decir que desde el cuerpo de capataces nos cuidan, nos miman y nos enseñan mucho para no sufrir más que el propio y justo peso de lo que llevamos sobre nuestra cervical. Por si fuera poco, mi Cristo del Perdón nos ayuda a todas y cada una de quienes nos convertimos en los pies del Sagrado Titular.Al final todos somos unos mismos pies bajo el paso, somos una gran familia salesiana, con nuestras creencias, nuestros sentimientos y con una misma afición: el mundo del costal.

wwwcostaleros

Así que, sintiéndolo mucho (en el mejor de los sentidos), mi respuesta sigue siendo la misma, y vuelve a ser un sí rotundo: seguiré en el mundo del costal mientra se pueda o me lo permitan desde arriba. Por tanto, si Dios y nuestra Madre, la Virgen de la Amargura, quieren, este año volveré a sentir la trabajadera el Jueves Santo debajo de la venerada imagen del también llamado Cristo de las Aguas de Pozoblanco, y no sólo eso, sino que además me he incorporado a un nuevo grupo, una nueva cuadrilla, la de María Santísima de la Salud. Espero que no llueva y que todo salga bien.

Yo  «estoy dispuesta», ¿Y tú?

Ana Isabel Calero Dueñas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s