Auxilio de los Cristianos

IMG-20170524-WA0001Flota en el aire un aroma especial a flor recién cortada. El sol ilumina radiante la fachada del Colegio Salesiano que como un espejo de azahar refleja chispazos de emoción contenida. En su hornacina, sumida en su halo de serena belleza, la Madre Auxiliadora espera su momento. Hoy es un día grande. En la entrada hay un revuelo de niños sin mochila a la espalda y madres presurosas para hacerse con un sitio en la eucaristía que se celebra como cada año en su honor. En el transcurso de la misma, sus hijos, tras desayunar la consabida torta con chocolate, les ofrecerán esa flor que representa lo más puro que alberga el alma humana, aquello que ni el paso del tiempo consigue arrancar. Día de recuerdos colgando de los balcones como banderolas de color azul y rosa. Los patios rebosando ilusión, la capilla rebosando de flores blancas, el corazón rebosando sentimiento salesiano. Todo rebosa como un jarrón colmado de lirios este veinticuatro de mayo en el que los devotos de su auxilio se rinden a sus plantas para pedir su amparo, un cobijo que alcanza a todos los que la pasean en este día de infancia y primavera, de besos y madres, de rejas engalanadas y macetas en la puerta, de estrellas y pequeños altares con flores a María, la Virgen Auxiliadora de los cristianos. Inevitable respirar el aroma dulzón de la nostalgia en una tarde como esta en la que en lugar remoto del corazón los duendes traviesos de la infancia que perdí están de verbena proclamando vivas a María Auxiliadora.

Andrés Garrido

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s