Sábado de junio con olor a Jueves Santo…

Podemos decir que hemos vivido uno de los acontecimientos cofrades más importantes de los últimos años. Sabemos la importancia de los aniversarios, fechas que nos recuerdan al nacimiento de una cofradía, darnos cuenta de que todo surgió por algo y por culpa de alguien. El verdadero motivo de estas celebraciones. El pasado 10 de junio se puso punto y fina a los actos del 75 aniversario de la Cofradía Salesiana del Santísimo Cristo del Perdón y Nuestra Señora de la Amargura, brindándonos un caluroso Jueves Santo en pleno mes de Junio. Algo más que emotivo y difícil de explicar con palabras.  El lugar elegido fue la Parroquia de Santa Catalina de Alejandría, la cual tras un traslado de varios días de testigo, fue la encargada de volver a presenciar al «Cristo de las Aguas» como ya lo hiciera antaño, forjando la leyenda que no se olvidaría con el paso de los años.

26aac910-5c69-4a35-bacf-9ed8e2e626b0

Al filo de las siete de la tarde y bajo el calor pozoalbense, El cardenal Amigo Vallejo sería el encargado de oficiar la eucaristía previa al tan extraordinario desfile. Tendríamos el honor de que fuese uno de los sacerdotes más «cofrades» de los que se recuerdan, el que oficiara el solemne acto. No fue cuando al filo de las nueve de la noche, con algo de retraso cuando las puertas de Santa Catalina se abrieron para comenzar la procesión extraordinaria. Todas y cada una de las hermandades penitenciales de nuestra localidad se postraron tras la cruz de guía salesiana, precediendo a Santísimo Cristo del Perdón. Sonaba la marcha real, su banda comenzó a dar los primeros acordes del Himmno Eucarístico palpándose la emoción en el ambiente, disfrutando cada minuto, cada segundo de sus sones la portentosa cuadrilla de mujeres costaleras del crucificado salesiano, luciendo como nunca sus nuevas potencias. Acto seguido, salían las hermanas de mantilla, con las respectivas autoridades civiles y municipales y los máximos mandatarios de las cofradías de nuestra localidad. Tras ellos salió el imponente palio de Nuestra Señora de la Amargura que fue testigo de como Amarte fue estrenada en la plaza de Santa Catalina. La composición del granadino Víctor Ferrer acogió gran expectación y cautivo los corazones de los costaleros salesianos.

75b1551c-e66d-4457-bcf3-ac7691ce478a.jpg

Al ritmo del compás y la corneta, al son del vaivén de un palio, el rezar de una mantilla, de una corneta que cumplía 25 años, de la pasión de un colegio, de una institución que sintió y vibró el sentimiento salesiano de la Cofradía de la Amargura. Llegaba la Señora a la Plaza del Ayuntamiento al son de Como Tú, Ninguna y comenzaba a caer una incontestable lluvia de pétalos que acompañaba el rezo popular de cada Jueves Santo, haciéndolo más extraordinario si cabe. Teníamos como invitados a la Sociedad Filarmónica ”Nuestra Señora del Carmen” de Salteras (Sevilla) que nos hizo trasladarnos a la Madrugá Sevillana en algunos momentos, sobre todo al compás de la dolorosa que tallara Antonio Llanes. Pero si había unos protagonistas musicales sin duda alguna eran los músicos de su cofradía que como cada Jueves Santo, y ya van nada más que 25, pusieron sus humildes sones que llegaron en algunos momentos a recordarnos que están ahí y que nunca se irán por mucho que queramos darlos por muertos. Sonó con especial fuerza Bendición en la Plaza del Pozo Viejo, el Ave María de Caccini en la Puerta del Ayuntamiento, y es que 25 años dan para mucho.

11ab1ecf-239c-47eb-941e-b82d7ea87367.jpg

Bien entrada la noche del día 11, la comitiva volvía a su sede canónica. Era el turno del Santísimo Cristo del Perdón, el cual recibió una sonada «petalá» al son de Madre de Dios. Bendito pundonor el de sus costaleras, no puede haber mejor coraje que el que derrocharon bajo la trabajadera, andar de largo y no recrearse, siempre de frente con la mejor de las intenciones, ser los pies del Santísimo Cristo del Perdón. Hubo tiempo para que la música se tornará en un Eterno Recuerdo para que volviera a sonar la mágica «Bendición». Faltaba todavía el broche final de la noche. Volvía a sonar Amarte, volvíamos a emocionarnos, volvíamos a esas noches de antaño, a ser niños y reconocer que todo pasa en esta vida, es efímero. Pasaba triunfal la Reina Salesiana, con algo de retraso sí, pero sin olvidar que entraría cuando ella quisiera que era su día y que marcaba los tiempos. Hasta cuatro marchas seguidas interpretaron los músicos sevillano para dar el final a tan mágico día. Quien sabe cuando volveremos a disfrutar de algo así…

0bb29a49-2faf-496c-a895-db72937c78ff

Carlos Arévalo Garcia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s