Bendito problema

Le vemos la espalda a su majestad el rey Baltasar y año tras año comienzan las igualás. Un año más, los capataces nos citan para ver nuestras medidas e intentar configurar la cuadrilla de la mejor manera posible. A mediados del mes de enero en los últimos años ya contamos con un gran porcentaje de ellas completadas y me paro a hacer una reflexión. Fruto del gran momento de salud, como ya comenté en un artículo anterior, que vive el mundo del costal pozoalbense, algunas de nuestras cuadrillas están empezando a encontrarse con un pequeño problema, BENDITO PROBLEMA.

1

Muchas de nuestras cuadrillas están llegando a ser dobladas, es decir, si el paso calza 18 pues llegan o superan los 36 , si calza 24 superan los 48… y os lanzo una pregunta:

¿AHORA QUÉ?

Cierto es que nuestros recorridos y por tanto nuestro tiempo en la calle es relativamente pequeño. No tengo datos exactos de todas las cofradías pero nuestros recorridos deben estar entre 1,5 km y los 3 aproximadamente. Y tiempo en la calle en torno a 3 o 4 horas por lo cual cada costalero dispone de muy poquito tiempo de participación. Por otra parte pienso… uff, cómo es posible cuadrar a tanta gente contando con medidas tan diversas para que cada costalero finalice contento y satisfecho con su trabajo el día de la estación de penitencia. Me paro a reflexionar y también mi corazón me dice que si el capataz decide cerrar una cuadrilla e impedir el acceso a más personas… ¿qué pasa con aquellas que llevan esperando 18 o 40 años para poder ser los pies de su titular o cumplir su promesa? Yo que sé… Eso sin contar -y mejor no entrar- los casos en que una misma cofradía que saca dos pasos a la calle se encuentra con el contraste de ver un paso con estas circunstancias y otro en el que le cuesta llegar al número mínimo necesario y esperado.

A pesar de mi juventud, hago memoria, miro al pasado y me acuerdo de que esas cuadrillas ahora gozantes de abundancia, hace muy pocos años se encontraban también en un situación precaria donde el costalero contaba con escasos o ningún relevo. Es aquí donde personalmente le adjudico el adjetivo de BENDITA  a esta circunstancia que en ocasiones podemos llamar calificar como problema. Puesto que si preguntamos a cualquier capataz, a buen seguro que elige este caso a contar con el problema de no tener un número suficiente.

En verdad  -y quien me conoce sabe que es cierto- no pretendo para nada crear polémica. Al contrario mi intención es que, sea cual sea la situación en que nos encontremos, seamos comprensivos y empáticos con quien toma las decisiones y con aquellos que se ven inmersos en otra situación totalmente diferente. Pensemos que por supuesto no es fácil tomar decisiones y que entiendo que quien las toma lo hace con la mejor de las intenciones. Pero igualmente y sobre todo, seamos comprensivos con aquellos que tienen que bregar con otra situación más complicada. No olvidemos que mañana nos puede tocar a nosotros…

Como conclusión quisiera pedir, como he hecho anteriormente, que valoremos, aprendamos, construyamos, ilusionemos y disfrutemos de este buen momento que, aunque ojalá y Dios lo quiera, pudiese ser eterno, con casi total seguridad y muy a mi pesar puede que no sea así.

wwwcostaleros

Un saludo y a disfrutar, que lo bueno está aquí ya.

 

 

José Manuel Mansilla Prats

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s