Hoy y siempre Padre

Hay días vacíos, días en los que no hay consuelo que valga, en los que falta una parte de tu esencia, y por mucho que pasen los años tienes sentimientos que remueven tus entrañas. Hoy es uno de esos días.

Cada 19 de marzo se celebra el día del Padre, millones de mensajes inundan las redes sociales y hacen que por momentos me replantee si yo debería celebrar dicha efeméride, al fin y al cabo desde que tengo uso de razón, nunca he encontrado motivos para hacerlo.

No soy persona que exprese con frecuencia hablando lo que siente, y menos en el cara a cara, pero tengo la necesidad de hacerlo, necesito no reservármelo más para mis adentros y sacar esta sensación y emoción de mi cabeza y corazón.

Hace unas horas volví a ver una imagen que creo que por fin me hace sentir partícipe del simbolismo de estas horas…

Cada Lunes Santo es el culmen de algo muy especial para mí, porque por instantes un trocito del cielo vuelve a lo terrenal. Tengo la sensación de que al ver al Señor del Silencio Amarrado a la Columna por las calles de Pozoblanco, y de manera más especial por mi barrio y casa, le estoy viendo y sintiendo, cerca, muy cerca de mí, como si nunca se hubiera marchado. Me reconforta y acompaña, me llena de paz y felicidad plena, me abstrae de todo lo que esté ocurriendo alrededor y me deja recuerdos que persistirán en mi memoria para siempre.

Son mis padres, a quienes recurro desde la distancia en la que me encuentro y a quienes dirijo mis oraciones en la mayoría de ocasiones, pero es en cada salida del Señor en los que ese vacío  al que me he referido antes queda subsanado, nada me falta, porque están a mi lado.

Quizás desde allá arriba lo estén planeando todo, esa duda me queda, lo que sí sé es que gracias a ellos he conocido a otra familia, otros hermanos, compañeros de hermandad y cuadrilla que en 2 años se han convertido en personas muy importantes para mí, que se preocupan por mí en cada momento, me dan aliento en la adversidad y me ayudan a ser más feliz y ser mejor persona y cristiano. Personas que sacan lo mejor de mí y que mis padres pusieron en el camino

A todos ellos, nos vemos en una semana, en mi día del Padre particular, en el Lunes Santo pozoalbense, ese día y lugar en el que se produce cada año el reencuentro moméntaneo más especial, hasta que por fin, nos volvamos a encontrar para siempre.

Mientras tanto, a vivir cada Lunes Santo como si fuera el último.

Feliz Semana Santa a todos.

 

IMG-20180319-WA0011

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s