D. Rafael Carlos Llergo: «La evolución de la música procesional se basa en la introducción de instrumentos y la imaginación del compositor»

Con la Semana Santa a la vuelta de la esquina, tenemos hoy con nosotros a D. Rafael Carlos Llergo, un uno de los músicos cofrades más conocidos de nuestra ciudad. Actualmente se encuentra formando filas en los «Sayones», pero también ha sido componente de la Agrupación Musical de Nuestra Señora de la Soledad y colaborador de «Los del Perdón», compartiendo su música incluso en Córdoba con las formaciones de la Salud del Barrio del Naranjo y «Caído y Fuensanta» y Nuestro Padre Jesús de la Salud de Talavera de la Reina. Quizá por lo que más lo conozcamos es por su faceta compositiva ya que tiene en su haber varias composiciones como «Vela por mis Sueños» y «Recuerdos de la Madrugá», traspasando su música incluso hasta Talavera de la Reina con la marcha «Angelus Dei» para la formación de la Salud de Talavera. También destaca en su faceta costalera, portando actualmente a Nuestra Señora de la Soledad, habiendo sacado también a María Santísima de la Salud y al misterio de la Santa Faz y el palio de la Estrella de Córdoba. Les dejamos a continuación con la entrevista:

En primer lugar queremos darte las gracias por atender a nuestro medio cofrade. Viendo tu dilatada trayectoria en la música cofrade ¿Cómo valoras la evolución de la música procesional desde que comenzaste en el mundo de la música? ¿Y la evolución de la composición?

En primer lugar quería agradeceros vuestra labor con este blog, desde que «AlaGloria» cerró, la Semana Santa pozoalbense se quedó muy huérfana en la red.
Principalmente la música procesional ha evolucionado con la introducción de nuevos instrumentos, tales como la tuba, el bombardino o el trombón. Son instrumentos que aquí en Pozoblanco solo tenía la soledad ya que las bandas de cornetas y tambores hasta los primeros años del 2000 eran puramente de cornetas y tambores. Si acaso alguna trompeta como cuarta voz pero como mero acompañamiento.
Algunos dirán que las bandas de cornetas y tambores son mixtas porque ya se está introduciendo hasta la trompa, pero en los tiempos que corren y a no ser que se quiera llevar el estilo de la Centuria Macarena, hay que meter esos instrumentos.
En cuanto a la composición también ha evolucionado bastante, no es lo mismo un «Cristo del Amor» que un «Y fue Azotado». La evolución también se basa en lo mismo, en la introducción de instrumentos y por supuesto en la imaginación del compositor.

Viendo la polémica vertida en los últimos meses en las redes sociales ¿Crees que el pueblo de Pozoblanco, y en especial los organismos que presiden nuestra Semana Santa valoran el trabajo que realizan los músicos día a día?

Hablando en general las bandas pueden ser el «hobby» más sacrificado de todo lo que engloba a la Semana Santa ya que normalmente empiezan a ensayar en septiembre y no paran hasta después de Semana Santa. Yo pienso que el Certamen de Bandas de Pozoblanco estaba muy bien como estaba en el Teatro «El Silo». No niego que ver la plaza de toros abarrotada no estuviese bien, ya que era una pasada ver los domingos de certamen a 2000 o 3000 personas viendo las bandas locales. También es cierto que por aquella época no teníamos el teatro ni nada parecido y o te ibas a la plaza de toros o en su defecto a la caseta municipal.
Como me has preguntado que pienso de todo esto te diré que las bandas no somos un mero entretenimiento, en el Entierro de Cristo se nos lleva poco menos que a la carrera. No estamos para amenizar la tarde a los bares de la calle real como se pretendía este año en el certamen, ya que ha costado mucho llegar al nivel que tiene la música procesional en Pozoblanco cómo para que ahora, que tenemos un certamen acorde a la ciudad de Pozoblanco volvamos quince años atrás en cuanto a la ubicación se refiere. Como evidentemente esta es mi opinión, también te puedo decir que no toda la polémica la ha creado la Agrupación de Cofradías. Los demás dirigentes de las formaciones locales no miran por los intereses de sus músicos a la hora de tocar en el certamen y prefieren llevárselo a la calle en vez de estar en un teatro, donde la acústica es inmejorable y sobre todo el público, que va a lo que va, a escuchar bandas.

También pienso que al igual que se hace una convivencia de costaleros y que en su día también se hizo de bandas se podía volver a recuperar y que todos los músicos del pueblo echemos un buen día como ya se hizo en los Salesianos. Con esto no estoy diciendo que la Agrupación de Cofradías no miré por las formaciones locales ni muchísimo menos, simplemente estoy diciendo que sí algo funciona y va bien, no entiendo que se tenga que cambiar.

Entrando en el ámbito devocional, ¿Crees que un músico se mueve por devoción o por afición ¿Y un costalero?

En el ámbito musical al igual que en el de los costaleros hay gente que se mueve por devoción y otra por afición. En mi caso, como componente de Sayones, yo no entré porque le tuviese devoción al Nazareno, entré porque también entraron mis amigos por probar algo nuevo y curiosamente ya van 15 años. Te podría decir que sí, que le tengo devoción, pero a la Banda de los Sayones.
En el tema de los costaleros, en mi caso en la Soledad salgo por devoción. Una devoción que me transmitió toda mi familia.

¿Cuál es tu principal inspiración a la hora de componer? ¿Puedes contarnos algún elemento característico de tu música?

El primer consejo que me dieron cuando me empecé a interesar por la composición fue que nunca me sentarse delante del ordenador a escribir por escribir, que siempre tuviese claro lo que quería escribir y a qué se lo quería escribir.
Vela por mis sueños refleja el paso de mi vida junto a mi madre, qué haciéndote un símil, se asemeja a la pasión muerte y resurrección, que por cierto es una muy buena marcha clásica de Cigarreras.
Sobre algún elemento característico, siempre dicen que escribo la armonía primero y tienen razón es lo que más controlo.

Vamos a centrarnos en tu faceta costalera ¿Consideras que los pasos se salen a la calle con costaleros con devoción o con afición?

Al igual que con las bandas, los costaleros existen por devoción y por afición. Yo te soy sincero, en la Santa Faz salí porque tocaba Pasión de Linares, y no veas lo que disfruté aquel Martes Santo En la Soledad evidentemente es por devoción. Comencé en el 2003 siendo sus pies y así será hasta que ella quiera. No a todo el mundo le mueve la devoción por un paso o una imagen, pasa igual como con las bandas. Muchas salen por amor al Cristo o a su Virgen pero otros salen porque les gusta el ambiente o por la afición, que en este caso es al costal

Por último, ¿Puedes contarnos algún momento especial en el ámbito musical, costalero o cofrade?

Pues sí me lo permites te voy a contar uno de cada.
Cómo músico evidentemente no me puedo olvidar de aquel 21 de marzo de 2014, dónde en la Capilla de Jesús Nazareno se encontraba mi banda, mi familia y gran parte de mis amigos. Recuerdo las palabras de mi amigo Juan Carlos antes de estrenar la marcha, a mi hermano Alejandro llorando como una magdalena mientras me abrazaba a mí, o a mi compañero Miguel en la marcha de antes que creo recordar que fue «Amor». Le comían los nervios. Al acabar el acto recuerdo como todos mis compañeros uno a uno, vinieron a abrazarme. Me aventuraría a decir que fue uno de esos días que la Banda de Sayones nunca olvidará. Aquel día se estrenó Vela por mis Sueños, dedicada a la memoria de mi madre.
A nivel general de mi banda creo que muchos de mis compañeros estarán de acuerdo conmigo en qué el primer Miércoles Santo en Córdoba detrás de la Piedad de las Palmeras ha sido lo más grande que ha vivido la banda en mucho tiempo. Es un honor que una hermandad cordobesa se fije en la provincia, pero más placer da como la ciudad de Córdoba aplaudía el caminar de «Sayones»

En el ámbito del costal, recuerdo mi primera «igualá» con la Soledad en la calle Hilandos. Mis tíos me hicieron el lío bien hecho, recuerdo que venía de jugar al fútbol cuando José Luis me dijo: «Descálzate, que te voy a igualar». Teniendo un «tomate» importante en el dedo gordo. Ese primer Viernes Santo fue muy especial por quedarse la Soledad en Santa Catalina. Fue un sábado santo de regreso muy apoteósico aunque esperemos que no se vuelva a repetir.

Y en lo cofrade te puedo decir como soledano que soy, que un Viernes santo vivido en la calle «Empedrá», no tiene precio. Para mí personalmente, es un caos pero es muy bonito llegar a la carrera de tocar en el Entierro de Cristo y ver a toda mi familia materna en casa de mi abuela cambiándose para ir al encuentro de la madre de todos los soledanos. Espero que eso siga así por muchos años.

WhatsApp Image 2018-03-22 at 13.51.25

Dirección Cruz de Guía

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s