Sensaciones en la Madrugada

IMG-20180401-WA0018.jpg

Termina la cuaresma y llega “la Madrugá” del Viernes Santo en Pozoblanco, lo más deseado y esperado por cualquier Sayón ya que supone la culminación de toda la actividad cofrade que llevamos a cabo a lo largo del año para hacer hermandad, rendir culto a Jesús y tener un desarrollo pleno en lo cofrade, espiritual, social y fraternal de todos los que formamos esta Cofradía.

Hemos tenido una madrugada muy fría en lo meteorológico pero ardiente y fervorosa en lo espiritual, fueron momentos muy intensos los vividos. La preocupación ante la aparición en cualquier momento de la lluvia se palpaba en el ambiente, pero finalmente la Cofradía de Soldados Romanos y Penitentes de Nuestro Padre Jesús Nazareno “Sayones” pudo celebrar el ceremonial de entrega, condena y ajusticiamiento de Jesús, en esta mezcla de vía crucis y Auto Sacramental en el que representamos, los avisos a Judas por parte de los “sayones” escondidos en el huerto de los olivos; el canto de la sentencia “pregón”, lavatorio de manos de Poncio Pilatos y los encuentros de Jesús con San Juan, la Santa Mujer Verónica y su madre Nuestra Señora de los Dolores.

A pesar de tener que acortar el recorrido de Jesús en sus pasos camino al calvario porque la lluvia era inminente, hemos podido disfrutar de esta vivencia única en una noche extraordinaria. Todos, sayones, penitentes, músicos, costaleros, asistentes al acto, etc., hemos podido manifestar la devoción que sentimos por Jesús Nazareno en nuestra “madrugá” que comenzó en la noche cerrada y terminó después de aparecer las primeras luces del alba con la entrada en la Capilla de la Casa Hospitalaria de la imagen de Nuestro Padre Jesús Nazareno.

IMG-20180401-WA0019-1.jpg

Difícil expresar el sentimiento que tenemos “Los Sayones” en esta noche tan especial. Hemos superado las cinco de la madrugada, la Capilla esta a media luz y en el centro de la misma, se erige el paso del Señor. La cuadrilla de costaleros ha celebrado ya en la intimidad su acto de reflexión y comienzan a llegar los primeros penitentes. Se inicia así un momento mágico. Conforme van entrando los penitentes, todas las miradas se centran y quedan fijas en la imagen de nuestro Titular, hay complicidad con la misma y hay mucha devoción y respeto, ¿que piensan o que sienten?. En silencio y en un ambiente de total recogimiento, cada cofrade con emoción presenta al Nazareno sus credenciales de fe y veneración. Con un desasosiego contenido, todos se disponen a presenciar el Prendimiento de Jesús.

Son ya las seis y ha llegado el gran momento, han dejado de sonar las cornetas y tambores, termina el bullicio y el silencio se adueña de la Plaza de la Iglesia. Dentro de la Capilla, las emociones afloran, se escapa alguna lagrima, los hermanos y hermanas están algo tensos por el acontecimiento que van a presenciar y el Nazareno, entre tanto, espera porque sabe lo que va a ocurrir…… se abre la puerta pequeña de la Capilla en penumbra (Judas se tiene que asegurar que él está allí) y es entonces cuando el sonido de la pica de Judas arrastrándola por el suelo retumba y embauca todos los allí concentrados, da vueltas alrededor de Jesús y de manera amenazante y nerviosa, lo mira amagándole con su Pica, entra y actúa así, hasta tres veces.

Ya todos hemos asumido que el prendimiento de Jesús no se podrá evitar.

Se abren las puertas de la Capilla y abajo los romanos están saliendo del huerto de los olivos para consumar el prendimiento y en la Plaza……..

Judas con voz temblorosa informa: “Al que yo bese, ese es”.

Y Jesús dice: “¿A quién buscáis?”

Responden los romanos:”A Jesús el Nazareno”

A lo que Jesús contesta: “Yo soy” y así hasta tres veces

Y concluye: “si me buscáis a mí, dejad marchar a estos. Habéis venido a prenderme como un ladrón, con espadas y picas. Todos los días estaba con vosotros en el templo y no me prendisteis, pero esta es vuestra hora y el poder de las tinieblas”.

Ordena el Capitán: “Prendedlo”.

Ha sido, a pesar de los problemas meteorológicos, una madrugada ardiente y fervorosa y todos hemos podido disfrutar de la celebración de nuestra tradición cuatricentenaria del Acto del Prendimiento. Como siempre, en una “madrugá” más de Viernes Santo, los Sayones y resto de asistentes, hemos manifestado el amor y devoción que procesamos a Nuestro Padre Jesús Nazareno y a su Santa Casa Hospitalaria.

 

¡¡¡VIVA JESUS NAZARENO!!!

Andrés L. Fernández Fernández

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s