Entrevista con el Prioste del Señor de Córdoba: ” Lo importante es el equipo”

Uno de los cargos más importantes y sufridos dentro de una cofradía siempre ha sido el de prioste. Además de conocer a la perfección todos los entresijos de la misma, la labor del prioste exige una dedicación y una entrega que no todos están dispuestos a asumir para garantizar que tanto el cortejo procesional como todos los actos que se organizan en torno a sus titulares encajen perfectamente con la idiosincrasia de la propia hermandad. Hoy tenemos la oportunidad de conocer al prioste de la Hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno Rescatado, el Señor de Córdoba y de María Santísima de la Amargura, Francisco Javier Pérez Expósito. Esperamos que resulte tan interesante para nuestros seguidores como lo ha sido para nosotros.

  • En primer lugar, desde el Blog Cofrade Cruz de Guía queríamos agradecerte el tiempo que nos vas a dedicar en esta pequeña entrevista. Cuéntanos cómo empezaste en el mundillo y cómo has acabado siendo prioste del Señor de Córdoba ¿Cuantos años llevas ejerciendo esta función?

Empecé en este mundo con 3 años gracias a mis padres en la Hermandad del Prendimiento, saliendo de nazareno algunos años después. Luego entré en el Calvario y en el Rescatado hasta el día de hoy. Empecé de costalero en 1986 en mi cuadrilla de la Amargura y todavía sigo vinculado a ella, ahora como contraguía. Hace 4 años, mi amigo Miguel Ángel (actual Hermano Mayor) me ofreció el puesto de Prioste y no le pude decir que no. Anteriormente he estado colaborando en otros puestos en la Cofradía durante más de 15 años como vocal de Juventud y vicetesorero entre otros cargos.

  • Como vemos entonces eres Cofrade de más Hermandades…

Hermano ahora mismo soy del Rescatado y de la Pro Hermandad de la O. Anteriormente he sido hermano de otras cofradías, pero a día de hoy sólo de estas dos, aunque me siento muy vinculado al Cristo de Gracia, Calvario y Santo Entierro.

  • ¿Se necesita alguna cualidad para ser Prioste?

Además de la paciencia y muchísimas ganas de trabajar, un buen prioste debe tener un gran equipo de trabajo. En mi caso no me puedo quejar ya que tengo un equipo excepcional formado por 12 o 13 personas, además de muchos muchachos del Grupo Joven que vienen a ayudar.

IMG-20190327-WA0002.jpg

  • Para quien no lo conozca bien ¿Cuál es el trabajo de un Prioste? ¿En qué se diferencia del trabajo de un vestidor? ¿Te ves siendo vestidor en un futuro?

Básicamente el trabajo de mi priostía es el montaje de pasos, escenarios, triduos, besapiés, besamanos… lo que viene siendo el trabajo duro de la Hermandad. También nos encargamos del diseño de los altares. Para ello nos reunimos el equipo y vamos aportando ideas, siempre buscamos que sean innovadoras y aunque, como es lógico, a veces vemos fotos de otros altares, siempre procuramos que tengan nuestro sello propio.

Entre el trabajo de vestidor y el de prioste hay mucha diferencia. El trabajo del vestidor es algo más íntimo, solamente le corresponden las imágenes y el prioste únicamente colabora si a petición suya precisa esta túnica, este tipo de cera, etc. En el futuro no me veo vistiendo a mi Señor porque es una responsabilidad muy grande y además actualmente tenemos un gran vestidor como es Miguel Ángel Lopera Arias (actual Hermano Mayor). El antiguo vestidor estuvo en el cargo unos 50 años.

  • El prioste es pues el encargado de las flores y de la disposición de la cera. Háblanos un poco de cómo desempeñas esta labor cada año.

La cera sí entra dentro de mi cometido, la flor alguna que otra vez, aunque siempre viene de la floristería. En lo que respecta a la composición de la cera, lo que suelo hacer es primeramente elaborar una idea en la que suelo inspirarme. Luego lo preparamos todo en el cocherón y posteriormente le ponemos las ceras al palio.

  • Con la responsabilidad que usted tiene en la Hermandad ¿Cómo vive la estación de penitencia?

La estación de penitencia la vivo como contraguía del palio. Y claro, como te puedes imaginar, paso muchos nervios, porque todo lo que ocurre en el cortejo (no solo los pasos) es responsabilidad mía. Más de una vez cuando ha ocurrido algún accidente durante la procesión lo hemos tenido que solucionar sobre la marcha mi equipo y yo, porque como es lógico, no siempre puedo estar pendiente de todo y por eso durante la procesión llevamos dos equipos, uno para el Cristo y otro para el palio, que están pendientes de cualquier imprevisto que pueda suceder.

  • La noche antes de la Estación de penitencia ¿Como la vives? ¿Se trabaja hasta muy tarde?

Aquí en mi Hermandad no solo es la noche de antes, aquí comenzamos con el follón el Viernes de Dolores, puesto que ese día celebramos el Vía Crucis del Cristo. Así que el Viernes de Dolores empezamos a trabajar a las 15.00 horas. Se baja la imagen de la Virgen para que el vestidor la vista y posteriormente se la sube a su paso procesional. Suele ser algo muy íntimo. Luego me voy a mi casa que está enfrente de la iglesia, me cambio de ropa y me voy corriendo de nuevo para preparar el Vía crucis del Señor que es a las 21.00 y suele durar hasta las 00.30 aproximadamente. Cuando termina, cambiamos al Señor y lo subimos al paso. Normalmente solemos acabar sobre las 2 de la mañana.

El sábado me suelo levantar sobre las 9 aproximadamente y nada más desayunar me voy a la Cofradía y suelo estar hasta las 5-6 de la madrugada del ya Domingo de Ramos. Ese día hacemos el retranqueo y yo como Prioste me fijo en que la cera, los varales y la candelería de cola estén bien fijados. Vamos, estamos hablando de todo lo que es la parte móvil del paso. En el Señor me fijo principalmente en el tema de los faroles, no tiene más. El Domingo de Ramos lo vivo con muchísima intensidad y con muchos nervios durante todo el día, desde las 3 de la tarde hasta que acabamos.

  • ¿Conoces nuestra Semana Santa? Si es así, que podrías decirnos de ella

Pues conozco por mi vinculación con los Salesianos a la Cofradía del Perdón y la Amargura y también a la Cofradía de Jesús Nazareno. ¡Ah! y también conozco la Romería de la Virgen de Luna que fue hace poco.

  • Por último, para acabar, ¿nos podría contar alguna anécdota, recuerdos, vivencias o malos ratos que le hayan ocurrido como prioste?

Un momento malo, por ejemplo, fue en una subida del Cristo, cuando antes se subía aquí, en el patio. Sucedió que cuando fuimos a meterlo en el cocherón se nos dobló y una de las ruedas que llevamos para moverlo se nos reventó. Tuvimos que hacer un apaño, así que te puedes imaginar el mal rato. Otro mal rato es siempre que sale a la calle, inevitablemente te sientes mal.

Buenos momentos… para mí, el momento más grande fue el de la salida extraordinaria de octubre de 2016 por el 300 aniversario de mi cofradía.

De nuevo agradecerte el tiempo prestado a nuestro Blog Cofrade. Muchas gracias.

Esta noticia ha sido patrocinada por:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s