Unos extraordinarios 400 años, siempre contigo

Ya son muchos, los que saben, que Tú, mi Señor, cumples 400 años entre nosotros, y lo expreso así, porque a pesar de tener siempre presente, en mis escritos, que soy historiadora del arte, me permito una licencia en estas líneas que me dispongo a trazar, pues toda mi vida te he vivido, el Santísimo Cristo de Gracia de mi abuela, su Esparraguero, en ella, tenías una fiel seguidora, incluso a mi abuelo, que como me dijo muchas veces, eras al único, al que iba a ver, salir de su casa. Y a pesar de haberte vivido siempre, no fue hasta mucho después cuando me decidí a pertenecer a esta gran familia de nuestra hermandad, aunque eso no quiere decir que yo no haya sido tuya siempre.Leer más »

UNA AUDIENCIA ÚNICA

En este año, 2018, la Hermandad de Santísimo Cristo de Gracia, nos está dejando en la retina varios actos, que han marcado historia para el engrandecimiento, tanto de la Semana Santa cordobesa, como de dicha institución. Todo esto, es debido, a la celebración del IV Centenario de la llegada a nuestra ciudad, de su titular, el Santísimo Cristo de Gracia, proveniente de Puebla de los Ángeles, México.Leer más »

Puertas abiertas, ventanas cerradas

hqdefault

Cuando se abren las puertas de una casa no sólo es para que el viento se cuele por los pasillos vacíos, sino para que la gente invitada se adentre y comparta ese fugaz momento de convivencia que se ofrece de par en par. De nada sirve abrir las puertas para que la casa se llene de extraños. Nada tiene sentido si los invitados a la mesa dejan sin ocupar las sillas que para ellos han preparado, si la cena se enfría en la cocina por falta de comensales.Leer más »

Hoy y siempre Padre

Hay días vacíos, días en los que no hay consuelo que valga, en los que falta una parte de tu esencia, y por mucho que pasen los años tienes sentimientos que remueven tus entrañas. Hoy es uno de esos días.

Cada 19 de marzo se celebra el día del Padre, millones de mensajes inundan las redes sociales y hacen que por momentos me replantee si yo debería celebrar dicha efeméride, al fin y al cabo desde que tengo uso de razón, nunca he encontrado motivos para hacerlo.Leer más »

Crece un Sentimiento

No se sabe cómo ni porqué pero desde muy pequeñita un sentimiento aflora en mi interior. Un sentimiento que cada vez que pasas por la puerta no puedes evitar pensar que está ahí.

Escucharás decir a muchos que “será la cercanía a la iglesia”, “será el barrio”, será…  Me decían. Pues tengo que decir, que ser “callenueva” no ha hecho nacer en mí ese sentimiento. Simplemente, Él tiene ese algo que te lleva, tiene ese encanto que le hace ser único, tiene ese Don de atraer a tantas  personas cada viernes a rezarle, admirarle o simplemente visitarle en su iglesia.

medina

 

Esa devoción tan grande hace llevar siempre en cada procesión a tantos, alguien los puede llamar fieles, yo los llamo personas con corazón.

Me recuerdo desde pequeña “procesionando” por los pasillos de casa de mis abuelos con todo el atuendo puesto, incluida una vela encendida; donde mi abuela siempre me decía: “esta niña cómo le gustará tanto la Semana Santa”.
Recuerdo perfectamente el primer día, mi debut podría incluso decir pero, sabéis qué, en ningún momento tuve duda de a quién acompañaría durante muchos años después. Era tan sólo una niña y cada año preparaba todas mis cosas y estaba lista para volver a salir con él por las calles de mi pueblo. Nerviosa pasé el día, más aún cuando vi su salida por ese arco, los aplausos de tantas personas con pasión hacia Él y, lo que yo no esperaba de ese día eran las lágrimas que recorrieron mi cara cuando vi que todo había pasado, esos pasos de camino a casa, qué duros se hacían. ¡Hasta el año que viene! Siempre le decía. Era sólo una niña.

 

Pasaron los años, fui creciendo y determinadas situaciones de cada momento no me permitieron continuar pero lo que nunca falla, lo que nunca falta y en lo que nunca intentaré fallar es en su visita cada Miércoles Santo.
En mi opinión, no es más devoto, no le ama más, no tiene más sentimiento siempre quien más lo demuestre, es decir, yo misma he fallado muchos viernes a su visita, muchos viernes primeros de marzo pero mi fe hacia él, ese sentimiento tan peculiar que irradia, eso sólo se puede llevar en el interior del corazón de cada persona.

 

Estefania Carrasco Muñoz